HELADERA SOLAR
La refrigeración comienza en el mercado americano a partir de 1913, pero es recién luego de 1920 que las heladeras para uso masivo en los hogares salen de las plantas industriales, reemplazando el uso de los gabinetes rectangulares de madera o metal aislados térmicamente que alojaban un bloque de hielo.
La primera generación de heladeras aparece en USA luego de 1915. Un refrigerante líquido o gaseoso reemplazaba el uso del bloque de hielo. El refrigerante podía ser calentado o presurizado hasta llegar a un punto de vaporización. Este vapor pasaba hacia la unidad refrigerante absorbiendo el calor, y condensándolo. Había dos métodos de procesar el refrigerante: por absorción o por compresión. La absorción requería la combustión de gas o kerosene para vaporizar el refrigerante por calentamiento. En cambio la compresión requería que el refrigerante sea presurizado, convertido en vapor, por medios mecánicos accionado por un motor eléctrico. Estas dos técnicas utilizaban distintas fuentes de energía: la absorción, consumía gas natural o kerosene, y la compresión, electricidad. El refrigerador a gas era técnicamente más simple, y no tenía partes movibles, pero triunfó la tecnología de la compresión, asociada al uso de la electricidad. ¿Por qué? Porque el gobierno de USA tenía gran interés en el desarrollo de la industria eléctrica, optando por concentrar sus esfuerzos y dólares en el desarrollo de la heladera eléctrica. Grandes firmas como General Electric estaban comprometidas en el desarrollo de tecnología de refrigeración, y obtuvieron los fondos para investigación y desarrollo, que la tecnología de absorción no obtuvo. La prevalencia de una tecnología no siempre depende de factores puramente tecnológicos.
Hoy día, revive la posibilidad de desarrollar heladeras de absorción, sin combustión, sin gas ni kerosene, utilizando energía solar térmica en el proceso de calentamiento.

Comentarios